Encuéntranos en: Facebook, La cueva del escritor:
 

Twitter, @CuevaEscritor:

13 sept. 2013

Reseña: «¿Cuánta tierra necesita un hombre?», de Lev Tolstói

Título: ¿Cuánta tierra necesita un hombre?
Autor: Lev Tolstói (León Tolstói)
Año de publicación: 1886

Sinopsis:
¿Cuánta tierra necesita un hombre? es una modernísima parábola sobre la ambición del ser humano. Pajom es un campesino al que ninguna extensión de tierra satisface: cuanta más tiene, más necesita. Al conocer que los habitantes de una lejana región, los bashkirios, le ofrecen tanta tierra como pueda recorrer en un día, no lo dudará e intentará abarcar la mayor cantidad posible…

«¿Cuánta tierra necesita un hombre?» es un corto relato escrito por Lev Tolstói (en español como León Tolstói), escritor ruso, en donde seguimos a un campesino a través de unos cuantos años de su vida en los cuales va cambiando cada tanto de tierra. Este campesino y su familia tienen tierra al inicio del relato en donde cultivan y tienen unos que otros animales con los que apenas subsisten. Así, pues, un día pasa un forastero y le explica al campesino que hay un lugar en donde la tierra es barata y provee muy buenas cosechas. El campesino y su familia venden todo lo que tienen, hacen sus maletas y van a comprar tierra en donde el forastero ha dicho y se establecen de nuevo. Con esfuerzo empiezan a tener mayor ganancia; pero un día, el campesino se encuentra con un forastero y éste le habla de otras tierras en donde puede comprar todo lo que quiera por mil rublos. Así que el campesino se va primero a explorar él y va a hablar con estos primigenios hombres.

Este corto relato sirve para ilustrar la avaricia eterna de la especie humana. Nos muestra a un hombre que es capaz de sacrificar todo por una posibilidad inocua, siempre buscando alguna excusa por la que no puede salir adelante y por la que debe salir e ir a buscar una nueva tierra. Si no son los vecinos, son los viejos del pueblo, si no es la tierra... y una pregunta que el lector se hace mientras lee la historia es: ¿acaso este hombre no se conforma con nada? Perder años de esfuerzo (entre ida e ida hubo años de esfuerzo, de trabajo) porque hay una situación que cree es la que evita que se convierta en un gran millonario.

Lev Tolstói ahonda en la avaricia humana. Este autor es considerado uno de los más importantes de la literatura mundial y occidental; sirvió también, aunque probablemente sin quererlo, como una especie de colcha cultural para el régimen soviético (a pesar que sus relatos y cuentos fueron publicados por el gobierno ruso durante 1928 y 1958, se considera esta edición de poca fiabilidad porque algunos pasajes fueron víctimas de la censura). De esta manera, Tolstói se alza en este relato en donde nos exponemos a una de las condiciones más humanas de todas: la de querer prosperar y que ésta dirija hacia una avaricia o necesidad de cada vez querer más, y más.

Miró a su alrededor y vio que el sol ya se había puesto. Pajom gimió. «Todos mis esfuerzos han sido en vano». Estuvo a punto de detenerse, pero oyó que los bashkirios continuaban chillando; entonces se dio cuenta de que, aunque allí abajo reinaba la oscuridad, desde lo alto de la colina aún podía verse el sol. Pajom tomó aliento y subió corriendo por la ladera. En lo alto aún había luz. Lo primero que vio fue el gorro. Delante de él estaba sentado el jefe, riéndose a carcajadas y sujetándose la panza con las manos. Pajom se acordó de su sueño y gimió; las piernas le fallaron, cayó de bruces y alcanzo el gorro con las manos.

—¡Bravo! —gritó el jefe—. ¡Has ganado mucha tierra!

Sin embargo, algo que no me gustó es que en la narración se da a entender que el demonio (o los demonios) es el responsable, en cierto sentido, de que el hombre se vuelva avaricioso y ambicioso (en el mal sentido). Es una especie de exoneración (en parte) de la culpa por haberse vuelto así, algo que probablemente simplemente se haya hecho para añadirle una transcendencia más metafísica a la historia, pero que, en cambio, hace que parezca que la culpa no es del todo del hombre, sino del diablo.

Sobre el autor

Novelista ruso, profundo pensador social y moral, y uno de los más eminentes autores de narrativa realista de todos los tiempos.
Después de un breve y poco afortunado intento por mejorar las condiciones de vida de los siervos de sus tierras, se entregó a la disipada vida de la alta sociedad aristocrática moscovita. En 1851 decidió incorporarse al ejército. En el Cáucaso entró en contacto con los cosacos, que influyeron mucho en sus novelas cortas.
Tolstói regresó a San Petersburgo en 1856, y se sintió atraído por la educación de los campesinos. Abrió en Yasnaia Poliana una escuela para niños campesinos en la que aplicó sus métodos educativos, que anticipaban la educación progresista moderna. En 1862, se casó con Sonia Andréievna Bers, miembro de una culta familia de Moscú. Durante los siguientes quince años formó una extensa familia, administró con éxito sus propiedades y escribió sus dos novelas principales, Guerra y Paz (1869) y Ana Karenina (1877).

No hay comentarios:

Publicar un comentario