Encuéntranos en: Facebook, La cueva del escritor:
 

Twitter, @CuevaEscritor:

4 dic. 2013

Reseña: La historia interminable, de Michael Ende.

Título: La historia interminable (en el idioma original, Die Unendliche Geschichte).
Autor: Michael Ende.
Año de publicación: 1979.

Sinopsis: El reino de Fantasía está en un serio peligro: pronto va a desaparecer sin que sus habitantes puedan evitarlo. Solo hay un ser que puede ayudarles. Un niño llamado Bastian. Un niño que habita al otro lado, en la realidad. Lanzándose a una maravillosa aventura que cambiará para siempre su vida y la de sus peculiares compañeros de fatigas —el valiente guerrero Atreyu y un dragón de la suerte volador—, Bastian y todo aquel que quiera acompañarle comprenderán que el destino de todos los seres está unido y que si Fantasía se extingue con ella se irá toda la inocencia del mundo, todas las esperanzas, sueños e ilusiones.

Desde siempre, a los lectores consumados nos ha hecho ilusión hacer y deshacer en nuestras historias favoritas. ¿Y por qué no?, crear unas cuantas más que sean asombrosas y dignas de mención. Sin embargo, ¿qué pasa del otro lado, en donde se refugian todas aquellas ideas, todo esas creaciones de la imaginación? Eso es lo que esta historia intenta mostrarnos.

Bastian Baltasar Bux es un chiquillo sin gracia al que no dejan de molestar en la escuela. Un día, camino a clases, se esconde en una librería, en la cual tiene un par de diálogos con el malhumorado dueño antes de captar un libro que llama su atención y que, por alguna extraña razón, no se resiste a robar. Ya con el "botín" en mano, no sabe a dónde ir, hasta que se esconde en el desván de su colegio, donde se planta a leer aquello que consiguió de forma poco legal.

En el libro robado, nos adentramos a un mundo maravilloso, Fantasia, donde conviven todas aquellas criaturas que alguna vez hemos imaginado e incluso algunas otras más. Sucede que numerosos mensajeros de todas las regiones conocidas de Fantasia se han ido reuniendo en la Torre de Marfil, un sitio majestuoso donde reside la Emperatriz Infantil, quien en cierta forma, es quien sostiene la existencia de todo aquel mundo. Pero ningún mensajero puede tener audiencia con ella, dado que está enferma, y después de mucho deliberar, uno de los tantos médicos que fue a verla es encomendado para llevar cierto tesoro hasta un joven guerrero, Atreyu, que en afanosa búsqueda, deberá conseguir a aquella persona que es capaz de sanar a la Emperatriz Infantil de una forma, digamos, insólita: dándole un nuevo nombre.

Es un poco extraño que, casi recién iniciada la lectura, tengamos que olvidarnos de Bastian y concentrarnos en lo que Fantasia sufre, así como en Atreyu y todo aquello que debe vivir hasta obtener la salvación de la Emperatriz Infantil y con eso, la de su mundo. Sin embargo, la misma historia nos hace acordarnos de que Bastian está leyendo lo sucedido en Fantasia, y que tal vez sea más parte de esa historia que de la propia, al menos por un momento. Lo más sorprendente viene después, cuando Bastian "entra" en Fantasia y es protagonista directo de varias aventuras hasta que, poco a poco, se convierte en una especie de ser desvalido que debe salir de Fantasia antes de perderse para siempre.

Los niños podrían sentirse fascinados por una historia semejante, aprendiendo incluso que los deseos, formulados sin pensarlos demasiado pueden llegar a ser peligrosos, si es que se realizan. Por otro lado, los adultos pueden hallar en esta historia algo que no sabían que tenían, o que habían olvidado que tenían, y que quizá no les haya daño recuperar: la capacidad de soñar.

Así, La historia interminable es considerado uno de esos clásicos que vale la pena conocer, aunque quizá no sea para todos los gustos. Hay que tenerle paciencia, sumergirse en su lectura y esperar, no desear, que la historia te deje más cosas buenas que malas en qué pensar, tal cual le pasa a Bastian.

Hay adaptaciones cinematográficas de esta novela, aunque se alejan considerablemente de la trama original, por lo que queda a consideración de cada quién cuál historia es la mejor, si la de la pantalla o la de las páginas. Sin embargo...

p>

Eso es otra historia y debe ser contada en otra ocasión.

—Señor Koreander —preguntó Bastian —¿Cómo sabe usted todo eso? Quiere decir… ¿estuvo alguna vez en Fantasia?
—Naturalmente —respondió el señor Koreander.
—Pero entonces —dijo Bastian —¡tiene que conocer a la Hija de la Luna!
—Sí, conozco a la Emperatriz Infantil —dijo el señor Koreander —pero no por ese nombre. Yo la llamé de otro modo. Pero ahora no importa.
—¡Y tiene que conocer también el libro! —exclamó Bastian —¡Ha leído La Historia Interminable
El señor Koreander movió la cabeza.
—Toda historia es una Historia Interminable —dejó vagar la mirada sobre sus muchos libros, que llegaban por las paredes hasta el techo, y luego, señalando con el mango de la pipa, continuó —Hay muchas puertas para ir a Fantasia, muchacho. Y todavía hay más libros mágicos. Muchos no se dan cuenta. Todo depende de quién coge uno de esos libros.

Sobre el autor.

Michael Andreas Helmut Ende (nacido en (Garmisch-Partenkirchen, Baviera, Alemania, 12 de noviembre de 1929) es un autor reconocido de fantasía, en cuyas obras pueden encontrarse, además de seres y lugares imaginarios, algunos pasajes ciertamente surrealistas y de carácter metafísico. Antes de La historia interminable, la obra que le otorgó fama internacional fue Momo, la historia de cómo una niña se enfrenta a unos seres que se roban el tiempo de los hombres. Falleció a la edad de 65 años, en Stuttgart (Alemania), el 28 de agosto de 1995.

No hay comentarios:

Publicar un comentario