Encuéntranos en: Facebook, La cueva del escritor:
 

Twitter, @CuevaEscritor:

20 dic. 2013

Reseña: Canción de Navidad, de Charles Dickens

Título: Canción de Navidad (en el idioma original, A Christmas Carol).
Autor: Charles Dickens.

Año de publicación: 1843.

Sinopsis: Ebenezer Scrooge, un hombre avaro y tacaño, no celebra la fiesta de Navidad a causa de su vida en solitario y su adicción al trabajo. No le importa nadie, solo los negocios y ganar dinero. Una noche, en vísperas de Navidad, recibe la visita de un fantasma que resulta ser el de su mejor amigo y socio Jacob Marley, fallecido siete años antes, cargando una larga y pesada cadena. El fantasma de Marley advierte a Scrooge que la cadena la forjó en vida, debido a su avaricia y maldad, y que la suya la sobrepasa ya por mucho, a menos que haga algo al respecto. Para eso, Marley anuncia la visita de tres espíritus, que son la última oportunidad de Scrooge de salvarse.


Es casi imposible que, en esta época, exista alguien que jamás haya escuchado hablar de Charles Dickens. Pero no es una de sus complejas obras lo que nos atañe ahora, sino una de las más populares, aunque poco extensa.

Ebenezer Scrooge se caracteriza por ser uno de esos personajes que imaginas, casi instantáneamente, como endeble, viejo, amargado y repelente. Desde las primeras páginas, sus ademanes y diálogos te hacen querer zarandearlo, o mejor alejarte para que no vaya a agriarte el día. Si fueras Cratchit (el empleado mal pagado de Scrooge), algo demasiado poderoso debería de haber para mantenerte en tu puesto. Y si fueras Marley, quizá dudarías muchísimo en ir a ofrecerle a semejante hombre una oportunidad de salvación.

Cierto es que en Navidad, es frecuente creer que los milagros existen. Es bien sabido que la festividad se presta para ello, aunque actualmente el consumismo esté acabando con tal impresión. Sin embargo, remontémonos al año en que esta novela corta salía a la luz, cuando había personas indudablemente mejor paradas que nosotros, pero también algunos vivían mucho peor.

Así pues, ¿es demasiado extraño que uno de los, ya entonces, famosos escritores de la época, escribiera algo con la temática del arrepentimiento y el perdón? Al contrario, es lo más normal. Scrooge, a través de los años, se ha convertido no solo en un personaje clásico de la literatura, sino también en un estereotipo, en una imagen recurrente para señalar a aquellos que trabajan de más y viven de menos, que la vida no es solo el dinero y el poder sobre los demás.

Los tres espíritus, pese a carecer de nombres propios, son clave importante. Sin su intervención, prácticamente no habría historia qué contar. El espíritu de las Navidades Pasadas nos hace ver que los desplantes de Scrooge quizá no sean completamente su culpa; el espíritu de las Navidades Presentes nos lleva a conocer todas esas celebraciones que Scrooge, en su terquedad, no disfruta; por último, el espíritu de las Navidades Futuras da el golpe de gracia a la lección que se pretende dar al avaro hombre de negocios, aunque no diga ni una sola palabra.

Actualmente esta obra es mundialmente conocida por las muchas adaptaciones que existen, aunque el mensaje general es el mismo: aún el más ruin de los hombres puede aprovechar la oportunidad de cambiar para bien, si de verdad lo desea.

—Te van a visitar tres espíritus.

La mandíbula de Scrooge cayó casi tan bajo como la del espectro hacía un rato.

—¿Es la oportunidad y esperanza que acabas de mencionar, Jacob? —preguntó con voz desfallecida.

—Sí.
—Creo que preferiría que no fuese así.

—No puedes esperar evitar el sendero que yo recorro si no te visitan. Mañana, cuando el reloj dé la una, vendrá el primero.

—¿No podría recibir a todos de una vez y terminar con esto, Jacob? —insinuó Scrooge.

—La noche siguiente, a la misma hora, vendrá el segundo, y el tercero a la siguiente cuando haya cesado la última campanada de las doce. Ya no me verás más y, por tu propio bien, cuida de recordar lo que ha pasado entre nosotros.

Sobre el autor.

Charles John Huffam Dickens (nacido en Portmouth, Inglaterra, el 7 de febrero de 1812) fue uno de los más famosos novelistas de su época. Su especialidad era la narrativa con algo de ironía, humor y crítica social. Se le conoce por ser el autor de Oliver Twist (1837-1839), Almacén de Antiguedades (1840-1841), David Copperfield (1849-1850) y Grandes Esperanzas (1860-1861), entre muchas otras obras. La mayoría de sus escritos se publicaron en formato de entregas, por lo cual eran más accesibles y baratas, manteniendo al público inevitablemente a la expectativa. Hoy en día, varios de las historias y personajes creados por Dickens son usados para ejemplificar ciertas actitudes o situaciones, a pesar del tiempo transcurrido. Murió en 9 de junio de 1870 en Gad Hills Place.

1 comentario:

  1. Siempre me he han encantado las películas de este libro, pero curiosamente nunca se me ha ocurrido leerlo! Sabía que era despistada... pero me sorprende cuando XD
    En todo caso, me he animado a leerlo! Veré si lo encuentro por ahí *_*
    Saludos!

    ResponderEliminar