Encuéntranos en: Facebook, La cueva del escritor:
 

Twitter, @CuevaEscritor:

5 sept. 2014

Reseña: «La Comunidad del Anillo», de J. R. R. Tolkien. [El Señor de los Anillos 1]

Título: El Señor de los Anillos I. La Comunidad del Anillo (en el idioma original, The Lord of the Rings I. The Fellowship of the Ring).
Autor: J. R. R. Tolkien.
Año de publicación: 1966.

Sinopsis: En la adormecida e idílica Comarca, un joven hobbit recibe un encargo: custodiar el Anillo Único y emprender el viaje para su destrucción en las Grietas del Destino. Acompañado por magos, hombres, elfos y enanos, atravesará la Tierra Media y se internará en las sombras de Mordor, perseguido siempre por las huestes de Sauron, el Señor Oscuro, dispuesto a recuperar su creación para establecer el dominio definitivo del Mal.
Cuando se habla de "épica fantástica" se piensa que la historia en cuestión será intensa, larga y bien llevada, o ese es el deseo de la mayoría de los lectores. Pocos autores son capaces de manejar esta rama de la fantasía y salir victoriosos ante sus admiradores y la crítica más especializada. Pocos escritores pasan a la historia narrando una trama que involucre cosas místicas y al mismo tiempo, conflictos legendarios donde a veces se duda que el bien llegue a triunfar.

La trilogía conocida como El Señor de los Anillos inicia con el ejemplar que compete en esta ocasión, La Comunidad del Anillo, en la cual se pone en antecedentes a aquellos novatos que, por el motivo que sea, no conocen más del fantástico mundo de la Tierra Media: en el pasado se forjaron lo que se conocieron como Anillos de Poder, los cuales se repartieron entre las distintas razas, aunque se desconoció que se forjó un Anillo Único cuyo fin era controlar al resto. Tras una batalla histórica, con la unión de las mencionadas razas, el Anillo Único estuvo a punto de ser destruido, pero terminó perdido y su dueño, Sauron, disminuido en fuerza. Nadie supo a dónde fue a parar semejante artefacto, y esperaban que el Mal se hubiera alejado para siempre de hombres, elfos y enanos.

Pero la verdadera historia comienza en un sitio que pocos de la Tierra Media se han tomado la molestia de conocer a fondo: la Comarca, territorio de una raza conocida como de "Medianos", los hobbits. Por una serie de circunstancias que muchos llamarían coincidencias y unos cuantos lo ven como destino, un habitante de la Comarca, Bilbo Bolsón, ha guardado por mucho tiempo unos cuantos secretos que, después de una fiesta de cumpleaños, le revela a su heredero, Frodo, quien no se imagina que unos cuantos cuentos y aventuras pasadas de su pariente puedan en realidad ser el detonante para la más grande aventura jamás imaginada por alguien de su estirpe.

En un mundo como la Tierra Media, que no se parece en casi nada a nuestra realidad, la manera de llevar las cosas es ciertamente distinta. Sin embargo, muchos lectores alrededor del mundo han dejado claro que El Señor de los Anillos es una de esas pocas fantasías épicas que vale la pena leer al menos una vez en la vida, aunque para algunos sea una historia demasiado densa. Tolkien dejó muy claro su intención de crear todo un universo nuevo en La Comunidad del Anillo y el resto de su obra dedicada a los hobbits y compañía. No solo existe Historia de la Tierra Media que los lectores pueden conocer para situarse bien en lo que originó la aventura de Frodo, sino que también hay Geografía y Lenguas que el lector se sentirá tentado a desentrañar, o al menos, a hojear.

Por otra parte, Frodo Bolsón no es un protagonista ciertamente perfecto. Empezando por el hecho de que, en la Tierra Media, su raza es insignificante, casi desconocida. Muchos a su alrededor no creen capaz a un simple hobbit de la enorme tarea que debe realizar (destruir el más valioso instrumento del Señor Oscuro Sauron), pero poco a poco deben aceptar que sea así, incluyendo al mismo Frodo. Y aunque esta primera parte nos lleva por senderos peligrosos y dudosa convivencia entre los involucrados (que dan título a la entrega, La Comunidad del Anillo), ciertamente nos dejará con la sensación de que las cosas se complicarán bastante antes de mejorar y desearemos que no haya demasiadas desgracias qué lamentar.
—No entiendo —dijo Frodo.

—Yo tampoco —respondió el mago —Sólo que anoche me puse a pensar en el anillo. No tienes por qué preocuparte, pero sigue mi consejo y úsalo poco o nada. Al menos te ruego que no lo uses en casos que puedan provocar comentarios o sospechas. Te repito: guárdalo en secreto y en un sitio seguro.

—¡Cuánto misterio! ¿Qué temes?

—No lo sé muy bien, y por lo tanto no diré más. Hablaré quizá cuando vuelva. Me voy inmediatamente; así que me despido por ahora.

Sobre el autor.


J. R. R. Tolkien nació en 1892 en Boemfontein, Sudáfrica. Después de servir en la Primera Guerra Mundial, inició una distinguida carrera académica y fue profesor de Anglosajón y de Lengua y Literatura en la Universidad de Oxford. Es mundialmente conocido como el autor de El Hobbit, la trilogía El Señor de los Anillos y El Silmarillion. Falleció en 1973.

(Tomado de la contraportada de las ediciones "booket" de El Señor de los Anillos, de Editorial Planeta).

No hay comentarios:

Publicar un comentario