Encuéntranos en: Facebook, La cueva del escritor:
 

Twitter, @CuevaEscritor:

11 ago. 2013

Apatía literaria

Hace un par de semanas, saliendo del trabajo, se me ocurrió pasar por un par de librerías que me gustan. Salí de ambas sin nada nuevo, y no por falta de dinero. Entonces, ¿por qué fue?

Camino a casa, medité en el asunto. Por lo general, soy de esa clase de personas que elige libros por dos detalles: primero, por lo atrayente que le resulte la portada y luego, por lo interesante que haya en la sinopsis de la historia. Sin embargo, últimamente solo una de las dos cosas coincidía en los libros que medianamente me interesaban, así que decidí no gastar inútilmente en algo que, quizá, me iba a desilusionar.

Allí se coló otro pensamiento a mi cabeza: la "sequía" que tuve de libros nuevos. Tengo la fortuna de contar con ahorros para cuando me dan esos arranques de adquirir ejemplares muy seguido, más cuando sé que saldrán algunos que he esperado por semanas, meses quizá. Pero de pronto hallarme con que no había nada interesante (a mi parecer) que quisiera comprar... No sé, se sintió raro.

Eso me llevó a hacer recuento de qué se está publicando últimamente, sobre todo en los géneros que suelo leer. Siento que hay una repetición de temas que hace que la mayoría de las "novedades" las deje de lado. Aunque sus portadas sean preciosas, aclaro.

Por otro lado, también soy de esas personas que difícilmente lee algo de un género que no le gusta, a menos que se lo recomiende alguien en quien confíe, o que la sinopsis llame la atención de forma intrigante. ¿No les ha pasado? Quieren leer algo quizá no "nuevo", pero para ustedes "novedoso" y preguntan por allí a ver quién es el alma caritativa que les da una recomendación que valga la pena.

Así las cosas, me instalé en una especie de apatía hacia las novedades en general y solo me concentraba en preguntarme cuáles libros esperaba que salieran para ir ahorrando y comprarlos.

No sé si alguien más llegue a una conclusión parecida tras vivir algo así, o si su servidora está rematadamente chiflada, pero dejando el lado jocoso del asunto (lo hay, en serio), todo esto me hizo reflexionar un buen rato sobre lo que últimamente anda saliendo al mercado, lo que andaba comprando y la pequeña tristeza que me dio hacer a un lado los géneros que adoro (el fantástico, el romántico, el cómico...) porque no salía algo que me resultara refrescante, no-cliché, totalmente fuera de la media.

Actualmente, por si les interesa saber, me enfrasqué en la lectura de una serie de novelas históricas, lo que espero sea un respiro a esos géneros que leía en demasía últimamente, y quizá así también vuelvan mis ganas de "cazar" novedades.

Mientras tanto, a cerrar bien la cartera, que mientras no haya algo que salte ante mis ojos diciendo algo como "soy algo nuevo, algo que rara vez lees, llévame", el dinero irá a parar a otras cosas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario