Encuéntranos en: Facebook, La cueva del escritor:
 

Twitter, @CuevaEscritor:

24 jul. 2013

Prevenir dedazos y no morir en el intento

Los llamados dedazos o typos son la pesadilla de cualquier persona que se dedique a redactar, ya no sólo cualquier escritor. Esos errores que pasan desapercibidos la mayoría de las veces y son tan comunes para aquellos que, como yo, escriben demasiado rápido y sin ver el teclado realmente. Todos quisieran que existiera una fórmula mágica para evitarlos que, definitivamente, no existe.

Lo único que puedes hacer contra ellos es revisar tu escrito, tu cuento, tu novela, una y otra vez, hasta que estés prácticamente seguro de que ya no queda ni uno sólo. ¡Y aun así alguien que lo lea después descubrirá otro! Así que aquí van mis consejos, basados un poco en lo que yo hago. No es una fórmula mágica y puede no funcionarte a ti… ¡pero al menos puedes intentarlo!

No revises neuróticamente al mismo tiempo que escribes. Eso puede detenerte demasiado y te puedes sentir frustrado porque no avanzas, además de que no has dejado descansar un poco lo redactado para leerlo con la mente un poco más fría y más objetiva. Acabadas de parir, las novelas son perfectas a los ojos de su escritor.

Revisa con calma y mucha atención. A veces te puede surgir la tentación de saltar páginas, pues es aburrido. ¡Tú ya sabes lo que va a pasar! No lo hagas, por lo general la ley de Murphy dice que justo en las páginas que te saltes estará la mayor cantidad de errores. Así que no olvides revisar con calma y si sientes que tu cerebro simplemente ya no reacciona, déjalo para después.

¡Pídele a alguien más que lo haga! Cuando le pides a alguien más que revise tu novela, o tu cuento, o lo que hayas escrito, un vez que ya la has revisado tú, además de que puede darte opiniones sobre la trama y puedes ver si la intriga de lo que escribiste funciona y sorprende a alguien que no sabe nada de la novela…, ¡puedes descubrir más dedazos que se te pasaron gracias a la otra persona!

Así que ya lo sabes: nadie tiene el remedio contra los typos, odiados por todos. Pero siempre podemos evitarlos.

3 comentarios:

  1. Los dedazos son una verdadera pesadilla...Por suerte mi hermana pilla al vuelo, y nuestra beta-reader también, porque a mí, en mis propios escritos, me cuesta la vida de verlos.

    ResponderEliminar
  2. A mí de vez en cuando me pasa, lo que hago es lo que has dicho, revisar lo que haya escrito, en otro momento.

    ResponderEliminar
  3. Cuando me pongo a revisar las reseñas que cuelgo me encuentro con varios dedazos, menos mal lo hago antes de darle al botoncito naranja. Aún así hay veces que se me da por poner una reseña al azar y me encuentro con los dedazos, nadie es perfecto.

    ResponderEliminar