Encuéntranos en: Facebook, La cueva del escritor:
 

Twitter, @CuevaEscritor:

8 may. 2013

Influencias

Nuestro escritor favorito, la gente que nos rodea, nuestras vivencias, la música que escuchamos, nuestras propias ideologías. Todo. Todo influye a la hora de escribir.

Para escribir, leer es muy importante. Suele pasar que, cuando recién nos iniciamos en las letras, escribimos casi igual a nuestros escritores favoritos, es normal. Culpa de la poca experiencia y falta de referentes. Pero, con el tiempo, cambia, a medida que acumulamos páginas de lectura y, claro, nosotros mismos nos esforzamos en encontrar un estilo propio.

También, muchas veces inspiramos personajes en gente real, gente que conocemos. Se explica porque, cuando escribimos, lo hacemos siempre, o casi siempre, con una base conocida, de ahí en adelante es obra de la imaginación. No es extraño que los personajes principales estén inspirados en personas importantes de nuestras existencias. Con las situaciones pasa lo mismo: a veces utilizamos momentos y lugares, partes de nuestra cotidianidad, ¿Cuantos escritores no han hecho relatos inspirados en la casa dónde pasaron sus infancias? Cada momento de la vida, cada experiencia, ayuda a forjar el carácter y la forma de pensar, ambas cosas muy importantes a la hora de tomar lápiz y papel.

Aunque algunas personas no lo crean, la música también influye. Es común que una canción inspire una historia, o recuerde una. Dependiendo de los estilos musicales, cantantes y grupos que escuchemos, las historias que ideemos varían tiempo, lugar, personajes, etc.. Por poco me olvido del cine. Ver cine también ayuda mucho a la hora de escribir, si lo tuyo son los guiones, y si no lo son también, ver películas y obras de teatro de será de mucha ayuda.

Hace varios meses, leí en aquí una entrada titulada Plasmando al idea, uno de los puntos tomados eran las fuentes de inspiración, y aparecía la cuestión política y/o social. Nuestra ideología política también influye en el tipo de textos que escribamos; Victor Hugo, por ejemplo, su novela Notre Dame de París, infantilizada y renombrada como El jorobado de Notre Dame, es una fuerte crítica social hacia la miseria circundante a la Catedral de Notre Dame. Las causas que apoyemos también suelen influir los temas escogidos para un cuento y/o novela; un(a) homofóbico(a) jamás va a escribir nada que haga referencia a las personas LGBT, y de hacerlo dudo que fuese en un clima de respeto.

Hay tantas cosas que influyen en nuestra forma de escribir, en nuestros temas recurrentes. Encerrarse a escribir en un cuarto oscuro no sirve, hay que salir y vivir, tener todo tipo de experiencias, porque, quizá, en algún momento, nos pueden servir como motivo de una gran historia, ¿quién sabe?

No hay comentarios:

Publicar un comentario