Encuéntranos en: Facebook, La cueva del escritor:
 

Twitter, @CuevaEscritor:

2 oct. 2013

Reseña: Jugando con fuego, de Khaló Alí

Título: Jugando con fuego (+18).
Autor: Khaló Alí.
Año de publicación: 2007.

Sinopsis: El morboso agente Mulleras es el encargado de poner fin a una oleada de crímenes que tiene aterrorizada a la ciudad. Sus kilos de músculos, tatuajes y su cabeza rapada hacen que tenga rendida a sus pies a media comisaría. Su problema es que no es capaz de mantener la bragueta cerrada. Y es que no debe ser fácil mantener guardados los más de veinte centímetros que lleva entre las piernas.
Jugando con fuego combina morbo y misterio, dos elementos que dan forma a este thriller erótico donde nadie es lo que parece pero todos tienen algún tipo de relación. Del autor, que se esconde tras el pseudónimo de Khaló Alí, lo único que sabemos es que nació en Marruecos y que debuta con esta novela, basada en una historia real que le contó su compañero de celda a cambio de sus favores en una calurosa prisión de Ceuta.

Me embarqué en esta lectura por dos razones: la primera, recordaba haber visto el seudónimo del autor por alguna web que ahora no recuerdo; y segunda, porque me interesó y quise saber qué es lo que le ha dado fama dentro de cierto colectivo al autor. Y también porque quería ver qué demonios es eso de «thriller erótico». La historia está narrada en primera persona por el agente Mulleras, un hombre con «kilos de músculo, tatuajes», y que se describe a sí mismo, modestia a parte, como muy guapo que puede hacer que cualquiera caiga rendido a sus pies. Entonces, el día siguiente luego de tener un trío, lo llaman del trabajo para decirle que alguien parece haberse suicidado; es un hombre que parece haber tenido un ataque de rabia antes de matarse y que, sin embargo, el agente Mulleras tiene sospechas de que no ha sido un suicidio: «nadie mira con horror y sorpresa antes de matarse». Así comienza esta novela corta, en donde la policía debe descubrir al asesino antes de que termine de cargarse al grupo por el que va detrás.

Probablemente ustedes no lo sepan, pero hace bastante tiempo ya, me puse en plan criticón en mi twitter y empecé a hablar de los mega tópicos y clichés de la literatura homoerótica. Tradicionalmente siempre he leído este tipo de cosas como autopublicación; y esta clase de literatura no es más que prostitución. El autor (o autora, aclaro esto porque la gran mayoría son chicas) llena la historia de momentos de sexo y demás para captar al público y que aquellos que sólo quieran leer cómo dos (o más) tipos se dan una y otra vez queden satisfechos. Puede ser llamado fanservice también esto último. Pero, sea como sea que lo llames, no es más que la versión literaria de alguna película porno. Creo yo que una cosa es una historia erótica y otra cosa es una historia porno. Y esto es lo que es «Jugando con fuego».

Empezando por el hecho de que no fui capaz de conectarme del todo con el narrador. Vale, estoy seguro que es un retrato de muchas personas (se declara adicto al sexo. «Su problema es que no es capaz de mantener la bragueta cerrada«); pero, aún así, no veo por qué sentir empatía por él; es más, es como que ni fu ni fa. Además que la trama tiene agujeros tan grandes que puede pasar una bola de boliche por ellos: repetidas veces se da a entender que el asesino, de alguna u otra forma, tiene conocimiento de lo que hace o piensa la policía, pero en ningún momento se nos aclara por qué, cómo, o si eso es verdad o no. Además que la historia va apresurada, a trancazos y sin explicar mucho. Al final el asesino le envía una carta al agente explicándole por qué ha hecho todo, pero ya la cosa da bastante igual. Creo yo que nunca he leído escena más confusa que cuando atraparon al tipo; no me enteré de prácticamente nada de lo que pasaba. Supe quién era el asesino por obvias razones.

Es una historia que pasa con suma rapidez, menos mal. Pero que en más de la mitad es sobre algún encuentro sexual y eso me parece gastante. ¿Qué es lo importante de la historia?, me gustaría poder preguntarle al autor, ¿el sexo o que el agente resuelva el crimen? Porque si vamos a la cantidad de palabras que se le dedicó a cada tema, lo primero va ganando por mucho. La única forma que encuentro de explicar que el autor sea best-seller (relativamente) es por dos motivos: la historia pasa con rapidez, y alimenta el morbo de su público. Pero, aún así, eso no le quita que como historia sea pésima, confusa y para nada disfrutable.

Sobre el autor

Poco se sabe del autor que se esconde bajo el pseudónimo de Khaló Alí, excepto que nació en Marruecos y que su vida no ha sido fácil. Cuando todos duermen es su tercera novela. Ha publicado con anterioridad Jugando con fuego y Estoy preparado, ambos convertidos en éxitos de ventas. Su última obra fue premiada como el mejor libro erótico del 2008. Actualmente se encuentra inmerso en la producción de sus próximas novelas y colabora con universogay.com.

No hay comentarios:

Publicar un comentario