Encuéntranos en: Facebook, La cueva del escritor:
 

Twitter, @CuevaEscritor:

18 oct. 2013

Reseña: El fin de la Eternidad, de Isaac Asimov

Título: El fin de la Eternidad.
Autor: Isaac Asimov.
Año de publicación: 1995.

Sinopsis: En el siglo XXVII, la Tierra funda una organización llamada Eternidad, enviando sus emisarios al pasado y al futuro para abrir el comercio entre las diferentes épocas, y para alterar la larga y a veces trágica historia de la raza humana. El proyecto estaba integrado sólo por los mejores y más brillantes exponentes de cada siglo: personas que dejaron de lado sus propias vidas para dedicarse a servir a los demás. Para hombres como Andrew Harlan, Eternidad representaba mucho más que un trabajo: era su vida, su amante, sus hijos, su familia. Pero cuando viajó al siglo cuatrocientos ochenta y dos, no pudo evitar enamorarse perdidamente de una hermosa no-eterna llamada Noÿs Lambent. Ahora, perseguido por una burocracia todopoderosa, Harlan y su amada escapan entre los siglos, buscando romper todas las reglas que sean necesarias para preservar su futuro juntos. Incluso si para ello deben destruir la propia Eternidad...

Desde hace algunas semanas (quizá un par o así) he venido con ganas de leer cosas sobre ciencia ficción. Es más, he leído aguno que otro cuento y también me encontré con algunas cosas de Lovecraft que están en la lista de espera. Recientemente realicé un viaje y, a donde fui, me metí a una librería (con una sección de libros usados) para curiosear y me topé de frente con una considerable colección de ciencia ficción en ella. Y, al final, el título (y en parte el autor) terminó convenciéndome de llevarme este libro y leérmelo. En la historia de «El fin de la Eternidad» nos adentramos a una sociedad de castas llamada la Eternidad, que está más allá del Espacio y Tiempo, en una especie de nulidad temporal dentro de lo que sería el Tiempo normal. Se han desarrollado de manera extensa los viajes en el tiempo y la finalidad de la Eternidad es estudiar las Realidades de cada siglo de la humanidad a los que tienen acceso. Pero, a pesar de que la gente común de cada siglo piensa que la Eternidad simplemente es la encargada del comercio intertemporal, la realidad es que el objetivo de la Eternidad es inducir cambios dentro de cada realidad para crear otras realidades donde la humanidad tenga una cuota mayor de felicidad. La historia se centra en Andrew Harlan y del ajedrez invisible del que todos forman parte sin notarlo hasta el mismo final. Es una maravillosa historia de suspenso, misterio y de un extraño romance.

La historia no se anda con rodeos. Asimov te sumerje en su mundo desde la primera palabra y ya en la primera página está hablando de Eternos (como se llaman los habitantes de la Eternidad), M.C.N. (Mínimo Cambio Necesario), Ejecutores, Programadores y así y así. Al principio la historia misma no te muestra sus objetivos, sólo sirve para irte presentando el plato de la Eternidad poco a poco —dentro de lo que cabe, claro está—, y es a medida que avanza la historia que la psicología interna de los personajes, las razones y misterio van llegando poco a poco. Dentro de los siglos a los que puede ir la Eternidad, existe un grupo de siglos llamados los Siglos Ocultos puesto que no pueden acceder al Tiempo normal en ellos, por lo que no pueden inducir ningún cambio y no saben cómo es la sociedad en ellos. Lo único que saben es que luego de los Siglos Ocultos, al próximo siglo al que pueden acceder, ya no hay más humanidad. No se sabe qué pasó con ella.

De seguro habrá muchos puntos en la historia en la que dirás: «¡El autor me está engañando! Es imposible que tal personaje llegase a dicha deducción, o no me parece que siquiera haya dado pistas para resolver tal misterio», pero al llegar al final descupres, precisamente, que detrás de esa apartente «no pudo haber llegado a esa deducción» hay una razón de peso y coherente. Y a pesar de que el misterio final quizá puede preveerse, a mí me agarró con grata sorpresa. Terminas concediendo, entonces, que Asimov manejó de manera extraordinaria la historia y a sus personajes, contándote sólo lo que era necesario contarte en momentos precisos para dejarte con el misterio final justo a la vuelta de la última página.

Alguien me comentó que éste de Asimov no es magistral pero sí está bueno, pero como no había leído nada de Asimov hasta el sol de hoy, no puedo decir otra cosa que me ha dejado totalmente prendado y con ganas de más. No puedo esperar a ponerle las manos encima a «Yo, robot» el siguiente de Asimov en mi lista.

Sobre el autor

Isaac Asimov, nacido en Petróvichi, Rusia, el 2 de enero de 1920, fue un escritor y bioquímico soviético, nacionalizado estadounidense, conocido por ser un prolífico autor de obras de ciencia ficción, historia y divulgación científica. La obra más famosa de Asimov es la Saga de la Fundación, también conocida como Trilogía o Ciclo de Trántor, que forma parte de la serie del Imperio Galáctico y que más tarde combinó con su otra gran serie sobre los robots. También escribió obras de misterio y fantasía, así como una gran cantidad de textos de no ficción. En total, firmó más de 500 volúmenes y unas 9.000 cartas o postales. Asimov, junto con Robert A. Heinlein y Arthur C. Clarke, fue considerado en vida como uno de los "tres grandes" escritores de ciencia ficción.
Murió en Nueva York, Estados Unidos, el 6 de abril de 1992.

(Tomado de Wikipedia)

1 comentario:

  1. Pues parece muy interesante el libro. La ciencia ficción me encanta y creo que esta novela me puede llegar a gustar. He de decirte que no he entendido muy bien la trama, me parece todo un poco lió. Me apuntaré el libro para poder saber más. ;D

    ResponderEliminar