Encuéntranos en: Facebook, La cueva del escritor:
 

Twitter, @CuevaEscritor:

20 jul. 2014

Libros para comenzar

En cierta ocasión, cuando trabajaba, me topé con una compañera que estaba leyendo «Las Venas Abiertas de América Latina», de Galeano, conversando con ella me contó que era la primera vez que se decidía a leer "por gusto" y no le estaba gustando nada, se lo había recomendado alguien que leía mucho y por eso ella pensó que sería una buena elección. Me dejó pensando. Muchas veces se comete el error de que cuando alguien quiere comenzar en la lectura, le recomendamos el último que estamos leyendo, el que más nos gusta o de plano uno de los "grandes" que inspira respeto. Mal, muy mal. Por eso mismo, elaboré una lista de libros que podrían servir como introductorios a la lectura para aquellos que quieren comenzar; no son las grandes obras de arte, estamos claros, incluso hay algunos que no quiero volver a leer, pero esto no es para mí, así que... ¡Espero que les sirva!


«Alicia en el País de las Maravillas», de Lewis Carroll

Un clásico para grandes y chicos. Hay un montón de versiones para todas las edades, la mayoría cuenta con ilustraciones hermosas y qué decir de la historia, que bien la conocemos. Personajes fantásticos y singulares, de esos que solo aparecen en sueños, junto a una historia muy entretenida, ¿qué más pedir? También tiene la ventaja de ser ampliamente conocido y tener varias adaptaciones cinematográficas.




«Como agua para chocolate», de Laura Esquivel

Tiene 210 páginas, no es muy largo, la narración es fluida y se lee muy rápido. Una comedia amorosa llena de desencuentros, organizada en entregas mensuales, que mezcla la historia del amor prohibido entre Tita y Pedro con las recetas de cocina que prepara su protagonista, son doces recetas y cada una marca el tono del capítulo en que es preparada. Bastante entretenida, por cierto. Si quieren más información, Bell ya la reseñó hace un tiempo aquí.




«Bibiana y su mundo» de José Luis Olaizola

Lo recomiendo porque es de los primeros que leí, cuando tenía doce o trece años. Trata de Bibiana, claro, la vida que lleva con su padre alcohólico, y las pericias que pasa para conseguir dinero y tener una bicicleta; una historia muy simple y bonita, aunque triste a ratos, que se lee en un día, sino en un rato. No es algo que le recomendaría a un adulto, más bien a algún niño o adolescente.




«El jinete del dragón», de Cornelia Funke

Probablemente el libro más largo que recomendaré hoy, tiene poco menos de 500 páginas y es de lo más entretenido que hay; encontramos una historia original, muchas aventuras, combates y personajes geniales. Tiene una narración como de cuento de hadas, que lo hace muy fácil de leer, pero no por eso más "simple", sino que tiene un trasfondo ecológico muy bien planteado. Yo misma reseñé el libro aquí, el año pasado.




 «Harry Potter y la Piedra Filosofal», de J. K. Rowling

Vamos, que las aventuras de Harry llevaron a la magia de los libros a generaciones de chicos, ¿por qué no iba continuar haciendolo? Una historia genial que se alarga por siete libros y nos mantiene en vilo hasta el último momento, este es solo el comienzo. Muchos ya han visto las películas, ¿por qué no animarse con los libros? El mes pasado Bell comenzó a reseñar la saga de Harry Potter, aquí está el primero libro.




«La contadora de películas», de Hernán Rivera Letelier

De todos los libros geniales que tiene este autor, este es el que más recomiendo para lectores principiantes. Margarita es una niña que vive junto a su padre y sus hermanos en una oficina salitrera del norte de Chile, tiene el don de contar con las cosas de manera muy vívida, tanto así que es la encargada de ir al cine para ver las películas (valga la redundancia) que luego cuenta e interpreta frente a su familia y, más tarde, un público mayor. Es una historia hermosa, chocante y muy triste, pero que atrapa de la primera a la última página.



«La tregua», de Mario Benedetti

Que Tumblr está lleno de sus citas (alguien alguna vez lo denominó "libro hipster", pero yo no sé de esas cosas), así que aunque no sean lectores habituales, seguro que lo conoce o ha oído sobre el. Una historia de amor muy bonita, triste a más no poder, que dejará con lágrimas a más de alguien, pero que de todas maneras encanta.




«Las chicas de alambre», de Jordi Sierra i Fabra

No me atraen los libros con niñas anoréxicas, pero este, ¡éste sí! Es que la manera en que se retrata el problema, por medio de una investigación periodística, cuyo protagonista tiene dotes de detective privado y viaja por todo el mundo buscando una modelo que desapareció hace diez años... engancha. Además, el autor escribe de forma muy simple y no por eso menos armoniosa. Este libro también lo reseñé aquí, hace tiempo.




«Noche de viernes», de Jordi Sierra i Fabra

Ya no hablamos de niñas anoréxicas, sino de un grupo de amigos que cierta noche de fiesta, muy bebidos y con la rabia en las venas, se mandan el pastelazo de sus vidas. Es narrado alternadamente por uno u otro protagonista, cada cual con su forma de ver y contar las cosas, aunque puede llegar a liarnos un poco, también resulta entretenido.





«Tinta Roja», de Alberto Fuguet

Porque también las novelas policiales tienen adeptos, aunque "policial" quizá no sería la categoría correcta, porque está contada desde la visión de un periodísta y todo lo que vivió haciendo la práctica profesional en la sección policial de un pasquín capitalino de medio pelo. Muy atrayente, con muchos modismos, pero muy entendible, hasta para quién no es chileno .





Hasta aquí les dejo diez novelas que podrían encantar a un lector novato, quizá luego traiga más, pero por mientras ¿qué me dicen de estas diez? ¿Han leído alguna? ¿Qué otro libro agregarían?

1 comentario:

  1. Pues yo la verdad, de los diez sólo me he leído seis de los que pones, pero es un punto muy interesante a descubrir ¿qué recomendarle a un lector primerizo? Bastante difícil de responder teniendo en cuenta que no todos tenemos los mismos gustos literarios (aún si no los hemos descubierto, todavía). Si a mi me preguntaran eso, yo recomendaría libros ligeros pero el chiste de aprender a disfrutar la lectura es tropezarte tu con ella. A mi nadie me inició en estos deliciosos placeres, yo solita tuve que juzgar los libros con los que me cruce y a partir de ahí me fui formando gustos para no tener fiascos de lectura, aunque aún hoy a casi diez años de disfrutar de los libros me sigo encontrando con unas joyitas... pero bueno, las opciones que dejan son interesantes, habrá que tomarle nota a los cuatro que no me he le leído.

    Gracias por la entrada :)

    ResponderEliminar